Diferentes tipos de fusibles

Los fusibles son elementos de seguridad que pueden salvar vidas y proteger equipos electrónicos. Es importante conocer los diferentes tipos de fusibles disponibles en el mercado para saber cuál es el mejor para cada aplicación. En este artículo te presentamos una guía completa sobre los distintos tipos de fusibles que existen y cómo elegir el adecuado para cada situación. ¡No te lo pierdas!

¿Tiene curiosidad acerca de los diferentes tipos de fusibles disponibles para proteger su sistema eléctrico? Pues bien, ¡has venido al lugar correcto! Los fusibles son un componente esencial de cualquier sistema eléctrico y seleccionar el tipo correcto es fundamental para garantizar una distribución de energía segura. Creemos que el conocimiento es poder y entender lo que cada tipo de fusible tiene para ofrecer puede ayudar a prevenir que ocurran daños potenciales. ¡Esta publicación de blog discutirá varios tipos de fusibles comunes y sus mejores aplicaciones para que cualquier persona que necesite identificar el tipo ideal para su proyecto pueda hacerlo con confianza!

¿Qué es un fusible?

Un fusible es un dispositivo de seguridad eléctrica que actúa como protección contra cortocircuitos, sobrecorrientes y otras condiciones peligrosas. Los fusibles están construidos con una tira de metal que, cuando fluye demasiada corriente a través de ella, se derrite y rompe el circuito, lo que detiene cualquier posible daño adicional.

Diferentes tipos de fusibles

Construcción y funcionamiento de un fusible

Para proteger sus circuitos eléctricos de sobrecargas, un fusible es un dispositivo de seguridad esencial. Esta herramienta eficiente puede proteger contra sobretensiones o cortocircuitos y evitar daños costosos a la placa de circuito. Funciona interrumpiendo el flujo de electricidad cuando llega a ser demasiado alto, evitando así sobrecargas y otras condiciones potencialmente peligrosas.

Los fusibles se componen de dos componentes: un elemento de metal fusible y una carcasa. El elemento metálico, generalmente compuesto de aleación o alambre, tiene un punto de fusión más bajo que la temperatura normal de funcionamiento del circuito que protege. Cuando un exceso de corriente fluye a través del elemento, se derrite y rompe el circuito, protegiendo así el equipo para que no se destruya. La carcasa generalmente consiste en material cerámico o plástico que sirve como una forma de contener el elemento fusible fundido una vez que se ha disparado.

Los fusibles vienen en varios tipos y clasificaciones, dependiendo de la cantidad de corriente y voltaje que están diseñados para proteger. En términos generales, los fusibles están disponibles desde 0,5 A hasta 600 A y se pueden personalizar para aplicaciones específicas si es necesario.

Cuando trabaje con un fusible, es importante prestar atención a su clasificación y asegurarse de que sea apropiado para el circuito al que lo está conectando. Si el fusible tiene una clasificación demasiado baja, entonces el exceso de corriente no se interrumpirá correctamente, mientras que si es demasiado alto, existe el riesgo de que se dispare prematuramente. Además, cuando seleccione un fusible nuevo, asegúrese siempre de que tenga una clasificación idéntica a la existente. [1]

¿Cómo seleccionar el tamaño nominal adecuado del fusible?

El tamaño nominal adecuado de un fusible debe seleccionarse cuidadosamente para garantizar la seguridad de un sistema eléctrico. El tamaño correcto permite que el fusible reaccione de manera oportuna y evita que los equipos eléctricos se dañen debido a la cantidad excesiva de corriente que pasa a través de él. El fusible también debe poder transportar adecuadamente toda la corriente de carga (amperios) necesaria, sin dispararse prematuramente debido a sobretensiones transitorias u otras sobrecargas temporales.

Diferentes tipos de fusibles

Para garantizar el tamaño nominal más preciso de un fusible, se deben tener en cuenta varios elementos, como:

  • Los amperios a plena carga (FLA) de cada equipo o accesorio conectado en el circuito
  • La temperatura ambiente alrededor de los componentes y el cableado.
  • Cualquier dispositivo de protección contra cortocircuitos disponible o interruptores de falla a tierra
  • El tipo de fusible utilizado, que se basa en el voltaje y la corriente nominal del sistema.

Para sistemas más complejos, se pueden usar tablas de ampacidad para seleccionar un tamaño de fusible para requisitos específicos de protección contra sobrecorriente. Las tablas de ampacidad brindan clasificaciones recomendadas para tamaños de fusibles que pueden transportar de manera segura ciertos niveles de corriente de carga a diferentes temperaturas ambientales.

Es importante tener en cuenta que si se realizan cambios en el circuito, como aumentar la cantidad de componentes del circuito o cambiar los componentes existentes por otros con clasificaciones FLA más altas, todas las clasificaciones de fusibles asociadas también deben ajustarse en consecuencia. En última instancia, seleccionar el tamaño nominal adecuado de un fusible garantizará la máxima seguridad y rendimiento dentro de un sistema eléctrico. [2]

Características de un fusible

Un fusible es un dispositivo que está diseñado para proteger los circuitos eléctricos de daños por un flujo de corriente excesivo. Los fusibles suelen estar compuestos por una tira de metal o un cable que se ha calentado y debilitado para romperse cuando se produce una sobrecarga. La presencia de un fusible en un circuito eléctrico ayuda a garantizar la seguridad de sus usuarios y de los equipos conectados a él.

Diferentes tipos de fusibles

Los fusibles vienen en diferentes tipos, cada uno diseñado para aplicaciones y entornos específicos.

Capacidad de carga de corriente del fusible

La capacidad de manejo de corriente del fusible es la cantidad máxima de electricidad que un fusible puede conducir de manera segura.

Esta capacidad está determinada por el tipo de fusible, su tamaño y el voltaje con el que está diseñado para trabajar. Los fusibles estándar como HRC (alta capacidad de ruptura) o HBC (alta capacidad de ruptura) están clasificados para 230 V o 400 V, mientras que los fusibles de mayor especificación como FWP (protección de cable de fusible) tienen una clasificación de corriente mucho mayor de hasta 690 V.

Una regla general al seleccionar un tamaño de fusible es elegir uno que tenga al menos el doble de la clasificación de corriente nominal en comparación con el requisito de carga. Esto asegurará que haya suficiente margen de seguridad incluso si ocurre un aumento inesperado en la corriente debido a una falla o sobrecarga inesperada. Es importante tener en cuenta que el uso de un fusible con una clasificación de corriente demasiado alta puede crear problemas y riesgos, como sobrecalentamiento, conexiones quemadas u otros riesgos de seguridad.

Diferentes tipos de fusibles

Valor I2t del fusible

Todos los fusibles tienen un valor I2t que es una medida de su capacidad para responder rápidamente en caso de sobrecarga.

El valor I2t es la cantidad de energía (en julios) que puede pasar a través del fusible antes de que se funda.

Esto indica cuánta corriente puede pasar a través del fusible en un corto período de tiempo, generalmente medido en milisegundos.

En términos generales, cuanto menor sea el valor de I2t, mejor protección puede ofrecer un fusible contra fallas y sobretensiones. Los fusibles con valores I2t más altos son los más adecuados para aplicaciones en las que habrá períodos frecuentes de encendido o apagado con demandas de corriente variables. Los valores bajos de I2t brindan una protección más confiable y consistente contra corrientes excesivas causadas por fallas en el funcionamiento del equipo o perturbaciones en el suministro de energía. [3]

Característica de respuesta de un fusible

La característica de respuesta de un fusible es la velocidad a la que se abre cuando la corriente lo atraviesa. En general, los fusibles de acción rápida se abrirán rápidamente en caso de sobrecarga o cortocircuito, mientras que los fusibles de fusión lenta están diseñados para permanecer cerrados hasta que ocurra una sobrecarga sostenida. Los fusibles de acción rápida generalmente se usan para circuitos con cargas inductivas, como motores y transformadores, mientras que los fusibles de acción lenta son más adecuados para circuitos con cargas de mayor resistencia, como calentadores y ventiladores. Es importante seleccionar el tipo correcto de fusible para cada aplicación para garantizar que su equipo esté bien protegido. Las características de respuesta del fusible se pueden dividir en características de retardo de tiempo:

  • Fusibles de acción muy rápida se abren rápidamente en caso de cortocircuito y son adecuados para aplicaciones de corriente de pico alto.
  • Fusibles de acción rápida proporcionan una respuesta ligeramente retrasada, permitiendo que pasen las sobrecargas momentáneas sin causar daños.
  • Fusibles de acción lenta (retardo de tiempo) proporcionar retardo de tiempo adicional, permitiendo que pasen sobrecargas sostenidas sin abrir el circuito.
  • Fusibles de fusión extremadamente lenta (acción retardada) tienen el retardo de tiempo más alto de todos, lo que los hace ideales para circuitos con grandes cargas capacitivas o aplicaciones de rampa lenta.

Es importante seleccionar el tipo de fusible adecuado para su aplicación, ya que las diferentes características responderán de manera diferente según el tipo de carga, la duración y la intensidad de las condiciones de falla.

Diferentes tipos de fusibles

Tamaño de embalaje

El tamaño del fusible es una consideración importante al seleccionar el tipo y modelo para una aplicación en particular. Los tamaños de los fusibles varían desde modelos pequeños en subminiatura hasta fusibles grandes capaces de manejar cientos de amperios. En general, los fusibles más grandes tienen forma cilíndrica o rectangular, mientras que los fusibles más pequeños pueden ser piezas planas denominadas del tipo “cuchilla” o “cola de cerdo”. El tamaño y la forma del fusible deben coincidir con la abertura provista en el equipo en el que se va a instalar.

Además, algunas aplicaciones requieren que se reserve una cierta cantidad de espacio alrededor del fusible para el aislamiento. Si existen limitaciones de espacio, primero se deben considerar paquetes más pequeños, como fusibles de hoja o cola de cerdo, antes de buscar modelos cilíndricos o rectangulares más grandes. Esto es especialmente cierto cuando se diseñan equipos que deben colocarse en espacios reducidos, como paneles de control, detrás de tableros y otras áreas confinadas. [4]

Tipos de fusibles

Fusible de CC

Los fusibles de CC también se conocen como fusibles de bajo voltaje, que se utilizan para proteger los circuitos eléctricos de condiciones de sobretensión y cortocircuitos. Estos dispositivos limitadores de corriente se pueden encontrar en aplicaciones automotrices, electrónicas y de telecomunicaciones. Se consideran una forma confiable de protección para los sistemas de CC debido a su capacidad para explotar rápidamente con un mínimo de arcos o chispas.

Fusible de CA

Un fusible de CA está diseñado para reaccionar mucho más rápido que un fusible de CC cuando se expone a una condición de sobrecarga o cortocircuito. Este tipo de fusible utiliza un dispositivo de interrupción que se abre muy rápidamente al detectar una situación de sobrecorriente, lo que reduce el riesgo de dañar el equipo al cortar la fuente de alimentación de inmediato. Los fusibles de CA se utilizan normalmente en entornos residenciales y comerciales e incluyen fusibles de retardo de tiempo, alta capacidad de interrupción y protección del motor.

Fusible eléctrico de bajo voltaje

Este tipo de fusible es el más común y ampliamente utilizado. Suele encontrarse en viviendas, oficinas, fábricas, etc., para proteger los circuitos eléctricos de sobrecargas. Los fusibles de bajo voltaje están hechos de una variedad de materiales como cobre, aluminio, latón y acero inoxidable. Funcionan creando un circuito abierto cuando los niveles de corriente superan la capacidad nominal del fusible. Luego, el flujo de corriente se detiene hasta que se elimina la sobrecarga o se reemplaza con un nuevo fusible de bajo voltaje.

Fusible eléctrico de alto voltaje

Los fusibles eléctricos de alto voltaje se encuentran en centrales eléctricas, líneas de transmisión y otras aplicaciones de alto voltaje. Están diseñados para proteger contra grandes sobretensiones y corrientes que podrían dañar o destruir el equipo. Al igual que los fusibles de bajo voltaje, funcionan creando un circuito abierto cuando los niveles de corriente superan la capacidad nominal del fusible.

Fusible de cartucho

Los fusibles de cartucho tienen forma cilíndrica y pueden ser de acción rápida o retardados. Estos fusibles contienen un elemento metálico que se derrite cuando ocurre una sobrecarga, rompiendo así el circuito. Este tipo de fusible se usa comúnmente en electrodomésticos y enchufes eléctricos. Son uno de los tipos más comunes disponibles y brindan una opción económica para la protección contra sobrecorriente.

Fusible de hoja

Un fusible de hoja parece un bloque rectangular con dos puntas en un extremo que se puede insertar en una caja de fusibles de automóvil. Cuando fluye una corriente excesiva a través del circuito, hará que el eslabón de metal dentro del fusible se derrita y se rompa, interrumpiendo así el flujo de corriente y protegiendo cualquier otro componente eléctrico de daños.

Fusible de cartucho tipo D

El fusible de cartucho tipo D es el tipo de fusible más común. Tiene forma cilíndrica y consta de dos piezas: una tapa metálica y un cuerpo de plástico con terminales. Su diseño permite un fácil reemplazo, ya que no se necesitan herramientas especiales para cambiarlo o instalarlo en la placa de circuito. El tamaño del fusible puede variar desde 1/8 de pulgada todo el camino hasta 5 pulgadas y su clasificación de amperaje depende de su tamaño. [5]

Diferentes tipos de fusibles

Fusible de cartucho tipo enlace

El fusible de cartucho Link-Type tiene una forma muy similar al D-Type, pero tiene una construcción diferente. En lugar de las dos piezas (tapa de metal y cuerpo de plástico), contiene una sola pieza que está hecha de material cerámico o de vidrio. También requiere herramientas especiales para su instalación y extracción, ya que sus terminales no están expuestos como los del fusible tipo D.

Fusible delantero

Los fusibles Striker, también conocidos como fusibles enchufables, generalmente se encuentran en electrodomésticos viejos. Los fusibles Striker consisten en dos contactos de metal conectados por un resorte o alambre dentro de una carcasa de plástico. Si la corriente que pasa por el circuito supera la capacidad nominal del fusible, entonces el resorte se calentará y romperá el contacto con uno de los contactos metálicos, cortando así la alimentación de ese dispositivo. Para restaurar la energía, simplemente retire el fusible delantero viejo y reemplácelo por uno nuevo.

Fusible del interruptor

Un interruptor fusible es un tipo de disyuntor que incorpora un interruptor manual de encendido y apagado con las características protectoras de un fusible. A diferencia de los fusibles normales, el fusible del interruptor se puede restablecer después de que se dispare. Esto permite una fácil restauración y mantenimiento del servicio, reduciendo costosas llamadas para reparaciones de emergencia y permitiendo que se establezcan intervalos de mantenimiento programados. Los fusibles interruptores también se conocen como “interruptores fusibles” o “interruptores-seccionadores”. Se utilizan más comúnmente en aplicaciones industriales donde es necesario desconectar grandes cantidades de corriente de forma segura y rápida.

Fusible de expulsión

Un fusible de expulsión está compuesto por un tubo metálico que contiene un elemento central de varios materiales, como aluminio o alambre de cobre, que está rodeado por un polvo aislante. Cuando la corriente que pasa por el fusible excede su valor nominal, el núcleo se derrite y se evapora, expulsando el material aislante de ambos extremos del fusible. Esto crea un circuito abierto, interrumpiendo el flujo de electricidad y protegiendo contra sobrecargas. Los fusibles de expulsión se utilizan en aplicaciones de media tensión en las que deben poder manejar grandes niveles de corriente mientras reaccionan rápidamente a las perturbaciones.

Fusible de caída

Los fusibles de desconexión suelen ser el tipo de fusible más pequeño, a menudo utilizado en aplicaciones residenciales o comerciales ligeras. Estos tipos de fusibles funcionan derritiéndose cuando la corriente se sobrecarga dentro de una cantidad determinada. Esto hace que se abran o se “caigan”, desconectando efectivamente el circuito y evitando que se produzcan más daños. Cuando esto ocurre, queda expuesto un cable indicador que muestra que el fusible se ha fundido. Para reemplazar estos tipos de fusibles, deben reemplazarse con otro fusible estilo de caída que tenga la capacidad nominal para el amperaje requerido en la aplicación.

Usos y Aplicaciones de Fusibles

Los fusibles son componentes importantes de los sistemas eléctricos y tienen muchos usos y aplicaciones. Los fusibles se pueden usar para proteger los circuitos de sobrecargas, prevenir incendios debido a cortocircuitos y aislar la corriente eléctrica de otros componentes en un sistema. También se utilizan por motivos de seguridad, ya que proporcionan una manera fácil para que los usuarios desconecten la energía en caso de una emergencia.

Los fusibles vienen en una variedad de tipos adecuados para diferentes aplicaciones. Fusibles de fusión lenta están diseñados para manejar pequeñas sobrecargas sin dispararse, lo que los hace útiles para proteger contra picos momentáneos de corriente o voltaje causados ​​por el arranque de motores u otros dispositivos de alta potencia.

Diferentes tipos de fusibles

Fusibles de acción rápida responden rápidamente a picos de corriente o voltaje y desconectan la alimentación, lo que los hace ideales para proteger contra cortocircuitos. Fusibles de retardo de tiempo están diseñados para permitir sobrecargas breves y, al mismo tiempo, proteger el sistema de daños graves, lo que los hace útiles en aplicaciones en las que se ponen en marcha motores u otras cargas grandes, pero que requieren una corriente estable a lo largo del tiempo.

Los fusibles se utilizan en muchos sistemas eléctricos diferentes, incluido el cableado residencial y comercial, los equipos automotrices e industriales e incluso las aplicaciones aeroespaciales. También se encuentran comúnmente en electrodomésticos como aires acondicionados y microondas, así como en computadoras y dispositivos electrónicos. Los fusibles brindan una capa esencial de protección para cualquier sistema eléctrico al limitar la cantidad de energía permitida a través del circuito, evitando incendios costosos o daños debido a sobrecargas. [6]

Preguntas más frecuentes

¿Cuántos tipos de fusibles hay?

Hay cuatro tipos principales de fusibles: de fusión lenta, de acción rápida, de cerámica y de hoja. Los fusibles de fusión lenta funcionan mejor con sobrecargas de corta duración, como motores o transformadores. Los fusibles de acción rápida pueden manejar sobrecargas de mayor duración, como las causadas por una falla de arco. Los fusibles cerámicos se pueden usar para aplicaciones de alta corriente y ofrecen una protección superior contra sobrecorrientes. Los fusibles de cuchilla brindan una protección confiable en los circuitos automotrices que experimentan una gran cantidad de ciclos de inicio/parada.

¿Cuál es la clase de fusible más común?

La clase de fusible más común es el fusible Clase RK5. Estos fusibles están diseñados para la protección de circuitos derivados en aplicaciones residenciales, comerciales e industriales. Un fusible Clase RK5 consta de un cuerpo de metal con un elemento interno que se derrite cuando lo atraviesa una corriente de sobrecarga o cortocircuito, interrumpiendo el flujo de electricidad para proteger el circuito de daños. Vienen en varios tamaños y clasificaciones de amperaje para adaptarse a diferentes aplicaciones. Además, estos fusibles están fácilmente disponibles y son relativamente económicos en comparación con otros tipos de fusibles. Debido a estas características, se han convertido en una de las clases de fusibles más utilizadas en el mercado actual.

¿Cuáles son las 3 clasificaciones principales de los fusibles?

Las tres clasificaciones principales de los fusibles son voltaje, interrupción y amperaje.

La clasificación de voltaje indica el voltaje operativo máximo que un fusible puede manejar de manera segura sin romperse. El índice de interrupción es la cantidad de corriente que un fusible puede interrumpir sin dañarse a sí mismo ni a otros componentes del circuito. Y finalmente, la clasificación de amperios especifica la cantidad máxima de corriente que un fusible permitirá que pase a través de él antes de dispararse o abrirse. Estas tres clasificaciones deben tenerse en cuenta al seleccionar el tipo de fusible adecuado para una aplicación.

¿Cómo elijo el tipo de fusible A?

Elegir el tipo de fusible correcto para su aplicación puede ser una tarea difícil. Hay muchos factores a considerar, que incluyen la clasificación de corriente, la clasificación de voltaje, las características de retardo de tiempo y el tamaño.

El factor más importante es la calificación actual del dispositivo. Esto determina la cantidad de amperaje que se permite pasar a través del fusible. Debe coincidir con el consumo de corriente total de todos los dispositivos conectados para evitar daños debido a condiciones de sobrecarga o cortocircuito.

Después de determinar la clasificación de corriente adecuada del fusible necesario, debe considerar su clasificación de voltaje y las características de retardo de tiempo. Las clasificaciones de voltaje le indican cuánto voltaje soportará el fusible de manera segura sin quemarse; Las clasificaciones de voltaje más altas pueden manejar voltajes más altos sin problemas. Las características de retardo de tiempo se refieren a qué tan rápido o lento se quemará un fusible si ocurre una sobrecarga; algunos fusibles están diseñados para manejar sobrecargas a corto plazo, mientras que otros son más adecuados para aplicaciones de alta corriente más duraderas.

Finalmente, deberá considerar el tamaño del fusible necesario; es importante que encaje correctamente en su aplicación. Una vez que haya tenido en cuenta todos estos factores, debería poder reducir sus opciones y encontrar el tipo de fusible adecuado para sus necesidades.

¿Cuál es el fusible más rápido?

No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que depende de una variedad de factores, que incluyen la clasificación de corriente, la clasificación de voltaje y las características de retardo de tiempo. Sin embargo, en términos generales, los fusibles de acción rápida suelen ser más adecuados para sobrecargas a corto plazo. Los fusibles de acción rápida reaccionan muy rápidamente para proteger los dispositivos de daños debido a altas corrientes. Por otro lado, los fusibles de retardo de tiempo o de fusión lenta son más adecuados para sobrecargas a largo plazo que un fusible de acción rápida podría no detectar de inmediato. Estos fusibles tardan más en dispararse y pueden ser útiles en aplicaciones con cargas de arranque pesadas.

Video útil: Tipos de fusibles: guía definitiva para principiantes

Conclusión

En conclusión, al elegir un tipo de fusible, es importante tener en cuenta las necesidades del entorno y la aplicación. El circuito debe estar protegido contra sobrecargas, cortocircuitos y fallas mientras permite el funcionamiento normal. Desde fusibles de acción rápida hasta fusibles de retardo de tiempo y fusibles de alto voltaje, hay diferentes tipos disponibles que pueden cumplir con cualquier requisito. Seleccionar el tipo correcto de fusible para una aplicación garantizará un funcionamiento seguro, minimizará el tiempo de inactividad y maximizará la eficiencia.

Independientemente del tipo que se elija, siempre se debe realizar un mantenimiento periódico para que el sistema funcione sin problemas. Esto incluye inspecciones visuales, así como el reemplazo de componentes desgastados o dañados por otros nuevos. En última instancia, comprender las características de cada fusible y seleccionarlas en consecuencia puede ayudar a garantizar la seguridad de un sistema y sus componentes.

Referencias

  1. https://uk.rs-online.com/web/content/discovery/ideas-and-advice/fuses-guide
  2. https://www.electricaltechnology.org/2014/11/fuse-types-of-fuses.html
  3. https://components101.com/articles/diferentes-tipos-de-fusibles-y-sus-aplicaciones
  4. https://electrouniversity.com/fuse-types/
  5. https://www.elprocus.com/que-es-fusible-diferentes-tipos-de-fusibles-y-aplicaciones/
  6. https://www.wellpcb.com/tipos-de-fusibles.html
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link